fbpx

Muchas administraciones ya establecen medidas para proteger los ecosistemas de lugares con gran afluencia de turismo. Se limitan las visitas turísticas, promoviendo el turismo responsable.

Existen muchos lugares de la tierra a los que cualquiera sueña con ir. Paisajes preciosos donde la naturaleza ha formado un auténtico paraíso. Por supuesto, estos lugares se acaban convirtiendo en el destino preferido de los turistas. Especialmente en un contexto donde una foto en redes sociales es suficiente para crear miles de visitas a ese lugar.

Sin embargo, por muy bonitos y atractivos que sean, las continuas visitas turísticas a estos lugares pueden llegar a arruinar esos ecosistemas naturales. Un número muy elevado de turistas puede alterar la biodiversidad, contaminar esos ecosistemas y agotar sus recursos.

Limitaciones de visitas turísticas

La biodiversidad es crucial para la estabilidad y resiliencia de los ecosistemas. Las visitas turísticas, en exceso, pueden alterar los hábitats y poner en peligro a las especies nativas. La erosión causada por la gran afluencia de turistas puede dañar estructuras históricas y paisajes frágiles. Los desechos, residuos y emisiones de carbono de los desplazamientos pueden aumentar significativamente los niveles de contaminación en áreas sensibles. 

Limitar las visitas a espacios naturales, abogando por un turismo responsable, ayuda a proteger las especies autóctonas y mantener el equilibrio ecológico. También se controla la contaminación y se preserva la calidad de aire y agua. Muchas administraciones han optado por controlar el turismo en determinadas zonas. Se trata de garantizar que puedan ser disfrutadas por futuras generaciones sin comprometer su integridad.


Lugares con turismo regulado

  1. Islas Galápagos

Imagen: National Geographic

Las islas Galápagos, en Ecuador, será más exclusiva a partir de agosto de 2024. El precio de entrada al Parque Natural se elevará para reducir las visitas de turistas y promover un turismo sostenible. Así, se pretende mejorar la economía local y minimizar el impacto sobre las especies únicas de la fauna local.

2. Isla Boracay

Esta isla de Filipinas promueve el turismo responsable que asegure la protección de su ecosistema. Previamente, la mala gestión medioambiental y la llegada masiva de turistas había degradado su fauna y sus característicos arrecifes de coral. Esto llevó a su Gobierno a establecer medidas drásticas y cerrar la isla durante unos meses en 2018. Todavía hay medidas restrictivas para proteger la isla, como la restricción de deportes de agua y la prohibición de beber alcohol y fumar dentro de la isla.

3. Santorini

En la isla griega también se han limitado las visitas turísticas, principalmente el acceso de cruceros, para llegar a un máximo de 8.000 visitantes por día. De este modo, se pretende mejorar la gestión de residuos y facilitar la vida comunitaria.

4. Isla de Komodo

Imagen: Tripadvisor

La isla indonesia permite únicamente 50.000 visitantes anuales a su Parque Nacional de Komodo. Esta es una medida para preservar al Dragón de Komodo, el reptil más grande del mundo. La isla incluso llegó a cerrarse por completo en enero de 2020, debido al contrabando con esta especie en peligro de extinción. A día de hoy, sólo se permiten visitas de un día a esta isla, y todos los turistas deben llegar en barco.

5. Monte Everest

El Tribunal Supremo de Nepal ha puesto fin al turismo de masas en el Everest, tras batir su récord de visitantes en 2023. Esto se debe a un problema de residuos en la cima de la montaña, ya que, en muchas ocasiones, los escaladores no son capaces de bajar sus desechos. En 2019, los residuos generaron un atasco en la montaña, causando varias muertes al obligar a los turistas a esperar horas en el mal tiempo. Adicionalmente, se restringe el uso de helicópteros en la montaña para rescates, y se prohíbe para los traslados de escaladores.

6. Playa de As Catedrais

En nuestro país también se han impuesto limitaciones al turismo masivo para proteger los ecosistemas. Un ejemplo es la playa de las Catedrales, en Galicia. Además de las limitaciones horarias de acceso a la playa por las subidas de la marea, se ha establecido un control de visitantes diario. Sólo podrán visitar este lugar 4.812 personas al día, aquellas que reserven la entrada con antelación a través de internet.

7. Machu Picchu

Machu Picchu, en Perú, permite la entrada diaria a las ruinas incas de 5600 personas. Además de sostenibilidad, se pretende proteger este espacio histórico del turismo masivo y la degradación de sus espacios y monumentos.

Te interesa Cómo afectará el resultado de las elecciones europeas al Green Deal


Importancia de la limitación del turismo

Regular las visitas a los ecosistemas naturales es esencial para proteger la biodiversidad y preservar el patrimonio natural. Así como para minimizar la contaminación y reducir el impacto humano. Estas medidas aseguran que los ecosistemas puedan seguir proporcionando beneficios ecológicos, económicos y sociales a largo plazo. Fomentar el turismo responsable es clave para lograr un equilibrio entre el disfrute humano y la conservación del medio ambiente.

(Visited 11 times, 1 visits today)